Noticias

Manifestaciones y protestas en tiempos de pandemia

Los últimos días en Colombia han estado marcados por múltiples manifestaciones y protestas debido a los actos de violencia contra jóvenes y líderes sociales, transgresión de derechos fundamentales por parte de entes gubernamentales y toma de decisiones cuestionables del Gobierno Nacional. Una parte de la opinión pública ha condenado las manifestaciones como actos indebidos en medio de una pandemia y otra ha apoyado las manifestaciones como un canal propicio y necesario para hacer visibles las inconformidades de la sociedad civil.

Históricamente, el derecho a la protesta fue protegido y consagrado en la Constitución Política de 1991 en su artículo 37 en el que se estipula que, "toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente”. Sin embargo, en Colombia hay una clase política con pensamiento en la constitución del 86, pues aprendió la lógica del ‘Estado de sitio’ y la represión hacia las movilizaciones sociales”, manifiesta Carlos Mario Ramírez, director del programa de Trabajo Social. Como evidencia de lo anterior, se encuentran los múltiples casos del uso de la fuerza como el accionar principal para terminar las protestas de los últimos días.

Colombia tiene problemas estructurales muy graves que durante la emergencia sanitaria se han evidenciado de manera más fuerte. El director del programa de Trabajo Social afirma que, “el tema de salud pública no es un asunto que se resuelva solamente estando en la casa, sino que requiere decisiones que el Gobierno no ha tomado como el tema de las vacunas, de salud y seguridad social, entre otras. Además, lo que estamos viviendo es producto de las malas decisiones de la clase política y dirigente que tenemos”.

Asimismo, “el descontento es generalizado y tenemos una cantidad de gente impresionante que se ha sumado, sectores como el de clase media que en su vida jamás pensaron estar presentes en una manifestación. La gente hoy en día está cansada y va a reaccionar de una manera muy importante ante esta situación”, afirma Tito Hernando Pérez, docente lasallista de Trabajo Social. Por eso, lo ideal es usar el derecho a la protesta como una manera de materializar el malestar social y tener en cuenta que en tiempos de pandemia “quiénes lideran los procesos de movilización pidan recomendaciones de cuidado y responsabilidad en la salida de las protestas sociales. Y posiblemente, en las manifestaciones, se van a conjugar la presencialidad con procesos de movilización por redes sociales”, concluye Pérez.