Noticias

Mejoró la calidad del aire de Bogotá y Medellín durante el confinamiento preventivo

El inicio del aislamiento supuso un respiro para el planeta. Muchos animales retornaron a su hábitat, los mares retomaron su color natural y los beneficios en temas ecológicos han sido evidentes. Disfrutar de un aire mucho más limpio es algo que desde hace muchos años no se lograba.

Air quality variations in Northern South America during the COVID-19 lockdown” es el nombre que recibe la publicación desarrollada por Jorge Eduardo Pachón, líder del grupo de investigación CLIMA y docente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de La Salle junto a docentes de las universidades, Militar, Nacional de Colombia y UNAD.

Al respecto, el profesor Pachón manifiesta que esta investigación se centró en el análisis de la calidad del aire de dos ciudades del país, Bogotá y Medellín. “Durante este tiempo hemos analizado, a partir de las redes de monitoreo e información satelital, la calidad del aire antes del aislamiento, durante el aislamiento obligatorio y finalmente en el aislamiento preventivo con exenciones. En cada una de esas fases encontramos que la calidad del aire empezó a mejorar desde el aislamiento obligatorio. Sin embargo, la presencia de incendios forestales y agrícolas en la cuenca de la Orinoquía y el Caribe durante los primeros meses del año afectaron severamente las ciudades andinas y contrarrestaron el efecto de la cuarentena. Una vez estos incendios disminuyeron en magnitud, se observó una reducción del 58% y 69% en las concentraciones de partículas PM10 y PM2.5 respectivamente, alcanzando niveles tan bajos como nunca antes vistos."

Estos cambios se dieron en gran medida a que la mayoría de las personas han permanecido en casa desde el mes de marzo reduciendo las salidas en vehículos particulares y transporte público y buscando opciones de movilidad mucho más amigables como la caminata y la bicicleta.

Con las nuevas medidas de aislamiento selectivo se espera que toda la sociedad continúe realizando buenas prácticas para el ambiente como el teletrabajo, la movilidad sostenible, el ajuste en horarios laborales, la disminución de viajes innecesarios, y en general, adquiera una mayor conciencia sobre nuestro impacto en el ambiente.