Noticias

"Que Colombia sea fuente de vida", Hno Niky Murcia

La Universidad de La Salle, en alianza con la Fundación Monómeros, lidera Colombia Alimentaria y en el marco de este proyecto ha facilitado diversos espacios en varias ciudades del país para promover diálogos e iniciativas alrededor de nuevas prácticas de sostenibilidad alimentaria. Compartimos a continuación el mensaje del Hno. Niky Murcia, rector de Unisalle, al respecto.


“En nuestra Universidad se construyen capacidades, pero también oportunidades. Materializamos nuestro sentir, nuestras ilusiones compartidas con quienes, desde distintos sitios del país, también desde la Colombia profunda, aceptan la propuesta de formarse para contribuir con la construcción de una ruralidad y de un país que dignifique la vida, que haga de esta nación un territorio viable económicamente, pero que también garantice una vida digna para todas y todos.

Para nosotros el propósito de Colombia Alimentaria, como una apuesta hacia la sostenibilidad alimentaria, complementa perfectamente nuestros principios y nuestra esencia institucional. Este debe ser un concepto discutido, aprendido y hecho realidad.

Con la Fundación Monómeros uno de nuestros aliados en propósitos formativos y de incidencia rural, también con el Diario La República y los actores regionales que han aceptado acompañar esta iniciativa, estamos emprendiendo una ruta complementaria: vamos a recorrer el país para conversar, para tejer historias, para construir ilusiones. Proponemos elaborar una amplia agenda que desde las regiones incluyan a los diferentes agentes en los territorios: al campesinado, a los empresarios del campo, a las instituciones, a quienes transforman los productos del campo, a quienes soportan desde los servicios rurales y ecosistémicos e integran las cadenas de valor de la producción y comercialización de alimentos. Todos debemos unirnos y generar un gran pacto nacional por la sostenibilidad alimentaria, un acuerdo desde las regiones que nos lleve a ser la despensa de alimentos que sin duda lo podemos ser.
 
Escuchemonos, aprendamos de otros, fortalezcamos los conocimientos, pero también generemos acuerdos, que las agendas regionales nos proporcionen los caminos para encontrar los nortes deseados. Que sea el comienzo para soñar, para lograr pactos en torno a esos futuros posibles, para hacer del campo colombiano fuente de vida para el país entero”.

Conoce aquí la columna de opinión completa.