Noticias

Pandora papers: ¿todo es corrupción?

En las últimas semanas ha resonado la publicación de la investigación “Pandora Papers” la cual revela información financiera de diferentes personas y empresas que han buscado “paraísos fiscales” para evadir la normatividad que rige en los países. Juan Andrés Escobar, docente de la Facultad de Economía, Empresa y Desarrollo Sostenible, hace un breve análisis de esta situación.

De acuerdo con el docente, un paraíso fiscal es un término que se utiliza para denominar los países que carecen de legislación. “Por lo general presentan una legislación laxa o baja frente a temas impositivos, legales y judiciales, facilitando ocultar información (activos, ingresos, socios, movimientos), generando ventajas tributarias, permitiendo el lavado de activos, entre otras actividades que son fuertemente reguladas y controladas en los países de operación”, menciona Escobar.                                                   

Este tipo de actividades generan distintas dificultades, pues en palabras del docente, generan desigualdad ya que todas las personas naturales y jurídicas no se pueden someter a las mismas normas. “En temas tributarios implica que las personas naturales y jurídicas que presentan empresas off-shore, es decir, organizaciones que realizan su operación en un país diferente al de su constitución y registro, terminen tributando mucho menos de lo que deberían, haciendo ineficiente las políticas de fiscalización del país y que se generen reformas tributarias más severas. Además, este tipo de prácticas generan que la población pierda la credibilidad en los funcionarios e instituciones públicas”, comenta Escobar.

Sin duda, aún la lista es extensa y bastante confusa. Pues si bien el informe reveló nombres de distintos empresarios que hacen parte de la lista negra de grandes evasores, la realidad es que algunos deciden abrir sus cuentas bancarias en el exterior porque Colombia es uno de los pocos países que no permiten tener cuentas en dólares dentro del país y la única alternativa es abrirlas en el extranjero. Entonces si bien hay que poner sobre la mira a aquellos que hoy en día no pagan sus impuestos según las normativas, no hay que deslegitimar el trabajo de organizaciones que acuden a este tipo de prácticas porque su país de origen no lo permiten.

A pesar de ello, ahora surge la gran necesidad de evaluar si existe alguna regulación para controlar la evasión de impuestos y disminuir la creación de empresas fantasma. “Se ha venido trabajando en convenios internacionales para una mejor legislación, que evite el uso de estas malas prácticas, pero aún hay muchos temas que evaluar para realizar estos convenios de cooperación internacional, como, por ejemplo, la voluntad política de los gobernantes”, opina el docente.