Noticias

Estudiantes de Trabajo Social comparten su experiencia de voluntariado en San Andrés

Este programa voluntariado se pudo lograr por la alianza con la Fundación TAAP y la coordinación del Departamento de Estudios Sociales y Proyección Social de la Universidad de La Salle, la fundación realiza iniciativas educativas creadas para promover el desarrollo y la convivencia a través del arte.  


Gracias este trabajo conjunto, los jóvenes del colegio Junin de Providencia, fueron beneficiarios en diferentes actividades de atención psicosocial en cabezadas por las estudiantes del programa de Trabajo Social.  “El objetivo de este encuentro consistió en que los jóvenes de San Andrés pudieran fortalecer en ellos el reconocimiento de su papel dentro de la reconstrucción de la isla”, resalta Carlos Mario Ramírez, director del Departamento de Estudios Sociales de Unisalle. 


En este primer encuentro en San Andrés participaron dos estudiantes quienes tuvieron la experiencia de trabajar con los jóvenes. Luisa Fernanda Ángel fue una de las jóvenes que vivió esta experiencia, “muchos de estos jóvenes me decían que les gustaría ser escuchados, pero no pueden hablar libremente con los profesores, o en la casa, fue un reto porque muchas veces teníamos que improvisar porque el estado de ánimo de los estudiantes cambiaba, pero fue muy gratificante, aprendí de ellos y llegué enamorada de ellos porque son ángeles”, cuenta la estudiante de Trabajo Social. 


Luisa Fernanda menciona que aplicar los conocimientos aprendidos en clase a un contexto real le ayudó a tratar situaciones que no tenía previstas, o incluso comprender el contexto social de la población. “En esta zona la activación económica está todavía muy baja por el desastre natural que vivieron, entonces los papás están preocupados y eso afecta a los jóvenes quienes tienen que trabajar por la necesidad, y como muchos ya tienen su dinero ya no les interesa el colegio”, explica. 


La profesora Karin Suárez resalta, “lo que busca el voluntariado es que el estudiante adquiera unas destrezas y habilidades académicas para hacer intervención en escenarios reales con las comunidades y diversos escenarios”, además destaca que el programa ha tenido experiencias de éxito en otros voluntariados como el que hicieron hace cinco años en San Vicente del Caguán. 


Este voluntariado en San Andrés continuará este segundo semestre con las demás estudiantes que hacen parte del proyecto. “La idea no es solo que se quede la experiencia del voluntariado sino posteriormente darle una trascendencia general de investigación y hacer un trabajo conjunto que pueda derivar en prácticas más adelante”, menciona Carlos Mario Ramírez.