Noticias

“Si no hay afecto, hay efecto”, Guillermo Hernández

Criptomonedas, Bitcoin

Durante muchos años se ha hablado sobre la educación como el camino para transformar a la sociedad y en Unisalle creemos que esa vía se logra gracias a importantes aliados como son nuestros docentes lasallistas, que diariamente realizan una titánica labor formando a nuestros estudiantes, no solo en conocimientos profesionales, sino también en valores y principios que les permitan ser actores principales de los cambios que el país necesita.

 
En esta conmemoración del Día del Educador dialogamos con dos docentes quienes han visto el cambio que ha tenido la educación en nuestro país y desde sus experiencias nos relatan cómo ha sido ser un docente lasallista.


GuillermoGuillermo Hernández, docente de la Facultad de Ciencias de la Educación, llegó a Unisalle hace 20 años. A lo largo de este tiempo ha podido ver cómo la labor del docente se transforma y se adapta a las necesidades de las nuevas generaciones, “creo que la educación no ha sufrido una evolución sino una transformación dado que ahora como docentes debemos de buscar nuevas dinámicas educativas para que nuestros jóvenes no solo se instruyan en conocimientos sino también en valores. Creo que como docentes debemos trabajar para que nuestras clases sean cada vez más fraternas, más afectuosas; si no hay afecto, hay efecto”, expresa el profesor Guillermo.

 

 

 

Profe CarlosPara Carlos Venegas, profesor de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, llegar a ser docente en su misma casa de estudios fue cumplir un sueño. Hace 31 años inició a dictar la clase de anatomía en el programa de Medicina Veterinaria, de la cuál es egresado, y hoy reafirma que esa ha sido una de sus mejores decisiones en la vida. Ser docente lasallista le ha permitido cuestionarse todos los días su papel como ser humano, docente y médico veterinario, “mis estudiantes me han enseñado a entender que somos humanos frágiles y llenos de debilidades, pero también sensibles y con anhelos de mejorar cada día. Durante estos años he logrado inyectarme de alegría y de juventud gracias a todos los que han pasado por mis aulas de clases y sobretodo, me ha permitido aprender todos los días para brindar en mis clases lo mejor de mí”.

 

 

En Unisalle nos emociona encontrar en cada docente lasallista partes de ese de San Juan Bautista de La Salle que nos motiva a continuar trabajando por una educación con sentido y con propósito de mejorar y brindarle a la sociedad jóvenes que deciden y trabajan por una Colombia mejor. 

 

 

 

Te invitamos a conocer otros perfiles de docentes lasallistas.

 

“La docencia es vocación”, Luisa Fernanda Figueroa

“Somos agentes inspiradores para nuestros estudiantes” María Cubillos