Noticias

La Basílica de Las Lajas, en busca de ampliar su valoraión en Colombia

La Basílica Menor de Las Lajas se encuentra ubicada en Ipiales, Nariño. Es muy atractiva no solo por su historia y ubicación sino por su infraestructura que encanta a locales y visitantes. Sin embargo, a pesar de todos los atributos que posee, es evidente que necesita ampliar su posicionamiento nacional e internacional.


En conversación con Wiliam Pasuy Arciniegas, profesor de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de Unisalle, conocimos cómo están trabajando para ampliar su valoración patrimonial: “con la profesora Gilda Toro, decidimos aunar esfuerzos desde nuestra facultad a través del Laboratorio de Patrimonio Cultural y Laboratorio IncluSalle. Se están adelantando ejercicios de valoración natural, urbana y arquitectónica, estudio de accesibilidad patrimonial del lugar y diversas limitaciones que posee. La profesora Gilda realizó talleres con estudiantes para identificar barreras accesibles el centro poblado y en la misma Basílica”.


Este proyecto inició el pasado mes de febrero con dos fases. La primera se realizó con quince estudiantes del programa de Arquitectura quienes viajaron a Ipiales para consolidar el estudio inicial de construcción y la plantearía arquitectónica de la Basílica Menor, el cual se entregó en junio al Obispo de Ipiales y Párroco de Las Lajas. La segunda fase se llevó a cabo al terminar agosto donde diecinueve estudiantes del mismo programa trabajaron en la valoración sociocultural y físico-espacial de la zona fundacional de la cabecera del corregimiento de Las Lajas, asociado a su Basílica Menor, así mismo, en el reconocimiento del lugar a partir de las condiciones que presenta la zona urbana y arquitectónica en términos de accesibilidad universal.


Por lo anterior, uno de los mayores retos es potenciar sus valores patrimoniales para beneficio colectivo en favor de la comunidad, feligreses y turistas, así, proyectar alternativas participativas, autónomas, integrales e incluyentes desde la gestión del patrimonio cultural y la accesibilidad universal, por su tradicional uso religioso.


Este mágico lugar tiene un potencial enorme, destacando sus componentes naturales y culturales. Posee todas las virtudes para consolidarse como uno de los principales referentes patrimoniales de Colombia ante el mundo, evidenciando que se requiere más apoyo por parte del Estado para fomentar este lugar que nos enorgullece como país.