Noticias

¿Cómo funciona la economía circular y cómo se puede aplicar en Bogotá?

El objetivo de este encuentro fue convocar a diferentes sectores de la academia para discutir y aportar ideas sobre alternativas para cambiar la forma de gestionar los residuos en Bogotá. Como represéntate de Unisalle estuvo la docente y directora del Observatorio de Economía Circular e Innovación, Beatriz Ortiz, “lo que necesita la ciudad es un cambio de comportamiento sobre el uso correcto de los residuos porque el relleno sanitario ya está, los camiones ya están, pero no se está reciclando correctamente”. 


Ortiz resalta que a los rellenos sanitarios se les va acabar la vida útil y por lo tanto esto puede generar un problema mayor para un futuro respecto a los residuos. “Nos seguimos reproduciendo, seguimos comprando más cosas y no se están transformando los desechos para un mejor uso”, resalta la docente. 


Precisamente, la economía circular busca eso, promover la optimización de recursos, la reducción en el consumo de materias primas y el aprovechamiento de los residuos, reciclándolos o dándoles una nueva vida para convertirlos en productos innovadores


Dentro de este evento de la Secretaría del Hábitat se habló también de los retos que impiden que se desarrollé una economía circular más eficiente.“En conclusión se deben tener insumos constantes separados adecuadamente para que sigan funcionando, se debe haber una tecnología para competir en un mercado tan grande, hay que invertir y se necesita apoyo del estado”, asegura la docente Beatriz, quien además recalca que para que funcioné correctamente esta economía es necesario el apoyo de la ciudadanía para reciclar y seguir con la cadena de reúsos de estos productos


Uno de los ejemplos más populares de materiales que pueden tener una segunda oportunidad es el de las llantas, pues son utilizados para crear bolsos y textiles, además de otros productos pues son un material multifuncional. 


Según la Secretaría de Hábitat y datos del Departamento Nacional de Planeación, el 40 % del total de residuos generados en el país podría ser aprovechado, pero solo el 17 % se está reintegrando efectivamente a las cadenas productivas. En Bogotá, los residuos orgánicos representan el 51,32 % de la generación total de la ciudad y menos del 10 % son aprovechados.