Noticias

¿Ha cambiado el significado de empoderamiento femenino en tiempos modernos?

La tesis doctoral de la profesora Suelen Castiblanco de la Facultad de Economía, Empresa y Desarrollo Sostenible de Unisalle, explora este concepto.

El texto titulado “Empoderamiento femenino y asociaciones productivas basadas en la comunidad: una revisión sistemática de la literatura”, intenta responder tres preguntas clave, la primera quiere resolver si la definición actual de empoderamiento femenino, que se entiende desde las organizaciones internacionales y la academia, es funcional, la segunda pretende responder si la medición del concepto es adecuada y la tercera, se enfoca en identificar si esta ha tenido un enfoque individualista, “me planteé la idea de si este significado se nos quedó desactualizado dado que las primeras definiciones de empoderamiento llevan décadas”, explica la docente Suelen Castiblanco, de la Facultad de Economía, Empresa y Desarrollo Sostenible, quien tiene más de diez años de experiencia trabajando en la materia.

Te puede interesar: ¿Existe algún aporte de los murciélagos a la salud humana?

La docente Suelen explica que, el concepto de empoderamiento femenino empezó con un espíritu muy emancipatorio y el origen se remonta a los movimientos afro de los años 60s, “cuando las mujeres y algunos movimientos feministas lo adoptaron, lo pensaron como una estrategia de transformación social, de cambio del status quo para mejorar las condiciones de vida de las mujeres”.

Sin embargo, en la década de los noventa y en los 2000, la definición de empoderamiento femenino empezó a cambiar debido a la influencia de los grandes organismos internacionales, como las Naciones Unidas, en donde se definía al empoderamiento como algo relacionado con la autoestima y la autoeficacia, “es decir, empoderar a las mujeres como si fuera responsabilidad de los individuos las condiciones que enfrentan”, comenta Suelen.

Esta investigación contó con un trabajo de campo en Santander, Tolima y Huila dirigido a quinientas mujeres de tres asociaciones productivas de café, “se aplicaron una encuesta, varias entrevistas y grupos focales, encontrando que las mujeres sí tienen esta noción de empoderamiento femenino de manera individual, pero que tiene que extenderse e implicar apoyar a otras personas”, dice la docente.

Como conclusión, Suelen menciona que, el concepto de empoderamiento femenino sigue teniendo un valor para las comunidades, sin embargo, “el problema es la connotación del concepto”, por eso su propuesta es recuperar el significado y volver a ponerlo en el marco de la transformación social y en colectivo.