Noticias

Regulación del consumo de bebidas azucaradas en el país

Desde hace algún tiempo se ha discutido en diversos contextos nacionales la regulación del consumo de bebidas azucaradas en el país. Jaime Rendón, director del CEIR, realizó una publicación en la Revista Sur en donde expuso todas las aristas que tiene esta posible regulación de estos productos y a su vez estuvo como ponente en un foro organizado por Red PaPaz en donde pudo manifestar su postura sobre las ventajas y desventajas de esta posible medida. 


Para el profesor Jaime Rendón hablar sobre este tema en nuestra sociedad es complejo, “el país anualmente debe de gastar unos 25 billones de pesos anuales para poder combatir enfermedades prevenibles. Así que más allá de realizar ajustes en la legislación para colocarle impuestos a las bebidas azucaradas, es importante gestionar acciones que permitan educar a la comunidad entorno a hábitos saludables buscando el cuidado de la salud y la creación de espacios de bienestar para todas las comunidades”.


Sin embargo, el profesor Rendón es consciente de que en un país como Colombia, en donde la pobreza y la desigualdad dificultan el acceso a recursos tan indispensables como el agua potable, y esta además no llega a todas las zonas del país, en particular en la ruralidad, estas ideas de educación y consciencia saludable pueden llegar a quedarse en el papel, por ende, propone un análisis interno encaminado a tres aspectos: el primero, tener metas claras de disminución del consumo a través del impuesto, esto implica estudios  técnicos sobre la disposición al consumo y a los precios en los diferentes estratos socioeconómicos (elasticidades) para poder establecer adecuadamente el impuesto; el segundo, determinar el impacto que tendría en los sectores de bajos ingresos un posible aumento en el valor de estos productos; y el tercero, analizar si con la creación de un impuesto (a que tasa, por ejemplo) a estas bebidas se pueda convertir en una prohibición de su consumo.  


La discusión sobre esta temática sigue abierta en diversos sectores del país y puede extenderse a otros productos como las comidas chatarra y la exigencia del etiquetado frontal, tan necesario para nuestro país. Así que dejaremos a través de este enlace, el documento que fue publicado en el mes de septiembre por nuestro docente en donde plantea en profundidad sobre las implicaciones de esta posible regulación, que en principio debe convertirse en un elemento de apoyo al consumo saludable y a la prevención de enfermedades costosas humana y económicamente.