Noticias

¿Qué tan preparados están los colegios para el regreso a clase?

La alcaldesa mayor de Bogotá, Claudia López, anunció que para finales de septiembre se iniciará un plan piloto de regreso a clases, de manera alternada en el cual se darían clases tres días a la semana, alternándose entre un sector y otro, y con distintos horarios en donde no se dejaría de lado la virtualidad con la que las instituciones educativas han venido trabajando.

Este panorama educativo, con modalidad de alternancia, trae consigo un gran desafío para las instituciones educativas desde tres puntos de vista: primero en lo organizacional, logístico y económico, segundo, en lo pedagógico y tercero, en lo tecnológico. De acuerdo con Guillermo Londoño, decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de La Salle, “antes de abrir cualquier centro educativo se tiene que analizar si cumple con todas las condiciones de bioseguridad, como lavamanos suficientes, servicios de baño, jabón, gel antibacterial, medidores de temperatura, entre otros. También, se debe prever el número de estudiantes para cada aula y que se pueda mantener el distanciamiento social, especialmente en los espacios de descanso”.

Otro punto a considerar, es el gran reto que deben enfrentar los profesores debido a que tendrían que duplicar sus esfuerzos para brindar una buena educación a los estudiantes tanto presenciales como virtuales, lo que conllevaría a replantear el modelo pedagógico, las actividades académicas, didácticas, los procesos de acompañamiento y evaluación. Asimismo, los maestros deben plantearse la distribución de su tiempo, sus actividades, condiciones de trabajo y formas de conectarse con sus alumnos sin dejar de lado su bioseguridad, la de sus familias, y estudiantes.

Igualmente, las instituciones “tendrían que realizar una inversión en tecnología para que los estudiantes que no están presencialmente tengan acceso remoto a lo que ocurre en la clase”, explica el decano.

De ahí que, los colegios deben evaluar qué tan preparados están para retornar a la presencialidad y la alternancia, asegurando un educación de calidad sin dejar de lado todas las medidas de seguridad y distanciamiento.