Noticias

Energías renovables para comunidades sostenibles por la paz

Criptomonedas, Bitcoin

El proyecto comunidades sostenibles, que acoge no solo a los antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) sino también a sus veredas aledañas, en el que actualmente está trabajando un equipo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de La Salle junto con el PNUD y la Pontificia Universidad Javeriana, busca llevar soluciones integrales en energías, agua, sistemas productivos y un fuerte componente de apropiación social del conocimiento, a zonas remotas en las que se encuentran algunos exguerrilleros de grupos armados al margen de la ley.

Los territorios elegidos están ubicados en el departamento de Caquetá y Meta. Hasta la fecha se han equipado 25 fincas con tecnologías a las que denominaron Smart Home, en Mesetas, Meta; de igual forma se incorporaron los primeros tanques repositorios de agua para riego, cinco invernaderos con colectores solares mínimamente automatizados para el secado de café. Por otro lado, en Miravalle, San Vicente del Caguán, considerando el fenómeno del Niño, se instalaron unos sistemas novedosos para generación de energía híbridos que integran módulos solares y sistemas de generación hidroeléctrica a pequeña escala, picogeneradores, integrados a los secadores solares para mitigar el efecto del cambio climático y optimizar la producción de café y otros productos de la región.

Efraín Bernal Alzate, docente lasallista, experto en energías renovables y director de esta iniciativa comenta, “trabajamos en cooperación con la comunidad, hemos optimizado los primeros diseños gracias a sus aportes y recomendaciones. El acompañamiento consta de capacitar a los beneficiados y a cacharreros locales que puedan dar solución no solo a inconvenientes que se generen con el funcionamiento de las soluciones, sino quienes puedan también replicar las mismas, asegurando una verdadera apropiación del conocimiento y la sostenibilidad del proyecto”. De igual manera, Bernal señala que las utilidades además de impactar a los territorios están dirigidas en principio a los excombatientes, quienes buscan independencia y han ayudado a instaurar la mayoría de los equipos mancomunadamente con las comunidades locales.

En complemento, para asistir los sistemas productivos y locaciones del antiguo ETCR ubicado en Miravalle, se está implementando la primer Microgrid rural de país compuesta por diferentes fuentes de generación eléctrica convencional y no convencional superior a 100kW, que trabajan de manera autónoma pero que se complementan y aseguran el funcionamiento eficaz de los sistemas productivos gracias al suministro de energía eléctrica confiable disminuyendo la dependencia del operador de red local. Por último, solo queda esperar el aval de la mesa de energía de la región y la conexión de la empresa electrificadora de Caquetá para habilitar la Microgrid, el cual es primordial para contar con un respaldo a cada uno de las estructuras desarrolladas con y para la comunidad, en la que hoy conviven colombianos que dejaron las armas para dedicarse a la vida civil.

Conoce más de la iniciativa aquí.