Noticias

Una mirada al coronavirus desde la ruralidad

El doctor en Epidemiología Veterinaria Luis Carlos Villamil, docente investigador de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de La Salle, explicó que la situación que hemos vivido durante los últimos meses se identifica como una sindemia, es decir una enfermedad que se extiende, pero son los factores sociales y económicos ya establecidos los que determinan el nivel de las consecuencias para cada territorio.


De acuerdo a investigaciones realizadas por un equipo de la Universidad de La Salle, las medidas de contención de las problemáticas ocasionadas por el virus SARS-CoV-2 planteadas por el Gobierno no son compatibles con las necesidades de los sectores rurales y los actores del sector agroalimentario. Lo anterior es consecuencia de las brechas en acceso a educación, salud y servicios de primera necesidad que existen entre el campo y la ciudad.  Por ejemplo, a pesar de que la primera medida es lavarse las manos con agua limpia muchas zonas no tienen acceso a este recurso.  


Aunque diariamente se reportan las cifras de contagio en el país, el foco de atención está en Bogotá y se pierden de vista el número de casos representativos de otros lugares como Leticia, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Villavicencio y Medellín; o se dan datos parciales.


El Dr. Villamil resalta que a pesar de que el sector agroalimentario es vital para todo el país, aún hace falta un ejercicio de empatía por parte de los entes gubernamentales al momento de considerar las medidas de mitigación y explica que más allá de buscar una solución a la actual epidemia, se debe analizar las problemáticas y deficiencias en la calidad de vida de los actores rurales. 


El inicio del 2021 será difícil para esas regiones en las que otras enfermedades, como la malaria o el dengue, magnifican las consecuencias del covid, sumado a la falta de interés social.